Nuestra responsabilidad ambiental

La historia de la tierra nos ha mostrado muchas veces que hay situaciones clave para la vida de las especies, incluido el hombre, pero parece que en los últimos años las evidencias son más frecuentes. Al menos por esta región del planeta hay Inundaciones y en contraposición intensas sequías, vientos huracanados, incendios de proporciones, nuevas enfermedades, períodos con picos de temperaturas inusuales, etc y parecería que esto recién comienza…. Es que desde hace más de dos décadas se viene percibiendo que varios factores del medio natural han estado cambiando o al menos comportándose “anormalmente” y esto, muy probablemente con nuestra ayuda. Los efectos de estos cambios, en algunos casos graves o gravísimos, significan pérdidas de vidas humanas y bienes, destrucción de infraestructuras, pérdidas en la producción o de la oportunidad de producir, graves daños cuando no fuera pérdida total del patrimonio natural con fuerte reducción en la calidad y cantidad de servicios ambientales recibidos.

Inundaciones Santiago del Estero

Inundaciones Santiago del Estero

En suma, lo que nos lleva a un cierto retroceso en el desarrollo como sociedad, como país, en su patrimonio y su economía; un desarrollo que debería ser sustentable, pero no lo es. Asimismo, nos ubica en una situación de creciente fragilidad, ante lo cual nos preguntamos repetidamente porque ocurre esto. Algunos afirman que es consecuencia del cambio climático, otros de cambios “normales” y cíclicos en el funcionamiento del planeta, lejos del dominio del hombre. Sea cual fuere la causa en nuestro país, es muy claro que la falta de atención al medio ambiente, lo que depende absolutamente del hombre, pasa a ser el factor relevante de lo que nos sucede, ya que es sobre lo único que podemos intervenir. Algunos ejemplos nos sirven para sostener este concepto:  el gravísimo incendio de bosques en Chubut y las inundaciones y desbordes de ríos y grandes canales que ocurrieron en los últimos días en varias provincias. El primero, de origen desconocido, podría haber tenido una alta probabilidad de no haber configurado un desastre -como terminó siendo- si a las horas de detectarlo se hubieran puesto todos los esfuerzos para extinguirlo. Se pusieron mas de 100 operarios para luchar contra el fuego cuando éste ya alcanzaba varios miles de hectáreas, situación prácticamente ya fuera de control….. Los operarios, en su mayoría sin entrenamiento previo, tenían equipamiento limitado y de baja calidad para cumplir su tarea. Ni hablar de aviones hidrantes adecuados y otras tecnologías ya bien conocidas. Solamente un golpe de suerte (lluvia y baja temperatura) lograron calmar el siniestro.

Inundaciones-crecidas de ríos, Tucumán

Inundaciones-crecidas de ríos, Tucumán

En tanto, las fuertes y continuas lluvias se abatían en otra región de nuestro país (Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero, entre otras) con resultados desastrosos. Las últimas tormentas arreciaban sobre suelos totalmente saturados de agua por las precipitaciones que se registraron durante varias semanas previas. No resultaba difícil pensar que una lluvia “mas”…. y todo se venía abajo, especialmente en campos, pueblos y ciudades que contaban con infraestructuras comprobadamente inadecuadas, además de insuficiente para sobrellevar o mitigar una situación como la que se dio. Finalmente se llegó a una situación límite cuando se desbordó la presa de Escaba (Tucumán), pasando el agua por arriba del paredón (!), un fenómeno que no debería haber ocurrido nunca, bajo ningún concepto, solamente bajo la desatención, el descuido y la irresponsabilidad ante la situación que se venía viviendo.

En todos los casos no se actuó con la relevancia que la situación demandaba, ni de una manera razonable tanto en la prevención, preparación o durante el hecho.   Es posible tener más oportunidad de apagar un incendio cuando son 20 o 40 ha que cuando pasan a ser 20 mil.   En el otro caso, se sabe hace poco más de 20 años sobre el cambio climático y sus consecuencias, tanto que en respuesta a esto muchos países en el mundo han venido trabajando con planes de prevención y adaptación al cambio climático (sus efectos), lo que en nuestro caso es muy poco o nada lo hecho.

Inundaciones Santiago del Estero

Inundaciones El Rodeo – Catamarca

Como conclusión de lo que nos toca vivir, se puede afirmar que el medio ambiente no tiene aún algún grado de prioridad en las políticas nacionales y provinciales (cuando éstas existen), o al menos así lo demuestran los hechos. Los tomadores de decisión (llámense gobernantes, ministros, secretarios, directores, etc) y aún legisladores, ponen escasa, o insuficiente atención a las cuestiones ambientales pequeñas o grandes. Esto quizá ocurra por ignorancia, ausencia de la necesaria visión sobre el tema o simplemente desidia u oportunismo.   Aún los propios políticos no han tomado conciencia de que no atender al medio ambiente es un asunto serio, que puede tener consecuencias muy graves. En la mayoría de las situaciones, los planes y proyectos que ellos muestran solo contienen paliativos para los efectos pero no estrategias para la prevención o minimización de los efectos. Solamente aparecen algunas menciones a la hora de relatar planes en momentos preelectorales, los que luego son pasados a la “n” prioridad.

Quizá lo que nos toca presenciar (y padecer) ahora, solo sea el comienzo de algo más complicado desde el punto de vista de los fenómenos ambientales que sucederán. No sería más inteligente y a la vez estratégico poner más atención al medio ambiente y su comportamiento?. En esto, nuestra institución FCF, como formadora de profesionales y futuros tomadores de decisión tiene un rol cada vez más trascendente. Por ello, es necesario, entre otras acciones, poner énfasis en destacar y promover la consulta, la participación y actuación de los profesionales y egresados de nuestra Facultad en las múltiples actividades de gobierno, ofreciendo y opinando. Y desde luego, esto debe hacerse de una manera integral ya que es muy poco útil atender la problemática por parches.

 Inundaciones Santiago del E. Incendio Bosques Cholila

Incendio Bosques Cholila

Debe hacerse entender que es necesario la planificación, el ordenamiento, la conservación de espacios silvestres, el adecuado manejo de los recursos naturales, hasta la ejecución de proyectos e iniciativas para el seguimiento de los factores del medio ambiente y la regulación de la intervención humana en el medio natural, tanto la existente como futura. La FCF tiene una de las pocas carreras en el país orientada a la ecología y el medio ambiente, por lo tanto nos cabe una responsabilidad a docentes y egresados en formar profesionales capacitados, difundir y tratar de que la problemática ambiental sea atendida de forma integral. Es muy claro, si no reaccionamos y nos damos cuenta que en esto hay mucho en juego como para continuar ignorando al medio ambiente en las decisiones de gobierno, cada vez estaremos en peor situación.

Lic. Hugo Salas

Compartir

Publicaciones relacionadas