Reseña de la creación de la Primera Facultad de Ingeniería Forestal de la República Argentina por M. Sc. Ing. Ftal. Pedro Enrique Boletta

Breve reseña de la creación de la  Primera Facultad de Ingeniería Forestal de la República Argentina, en Santiago del Estero.

Por: M. Sc. Ing. Ftal. Pedro Enrique Boletta

“Grupo de promotores de la creación de la carrera de Ing. Forestal”: El Ing. Agr. Néstor René Ledesma egresado de la Universidad Nacional de La Plata y Profesional del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en el Dpto. de Meteorología Agrícola, siempre tenía en mente la recuperación de la Universidad en Santiago del Estero, enviado como adscripto a la Prov. de Santiago del Estero, se dispuso conocer los recursos de la misma, para lo cual durante 3 días toda las semanas desde 1953 hasta 1955, con otros jóvenes Ing. Agrónomos (entre ellos Mario Antonio Lavaisse y Julián De Marco), recorrieron el territorio y así pudieron conocer la realidad provincial. Ellos comprobaron que en la parte Forestal Santiago del Estero era proveedora de postes, durmientes, carbón, etc., pero que esos recursos desarrollaban a otras provincias y que el hachero vivía en condiciones muy precarias y no podía formar familia, ni darles una educación a sus hijos. Por lo tanto, comenzó a dar charlas para motivar a la sociedad en la necesidad de recuperar para Santiago del Estero los estudios universitarios. En el mes de febrero del año 1956 con el apoyo de la Asociación Santiagueña de Ing. Agrónomos (ASIA) se convocó una Asamblea en la Biblioteca Sarmiento y a la cual concurrió el Interventor Federal de la Provincia Vice- Almirante Gabriel Maleville acompañado de sus Ministros. En esta Asamblea al Ing. Ledesma le correspondió explicar la finalidad que perseguían. Como resultado de esa reunión se crea la Comisión Pro Facultad de Ingeniería Forestal, donde el Ing. Ledesma propuso como Presidente al Dr. Juan Delibano Chazarreta una personalidad muy respetada y reconocida en la sociedad santiagueña. En el cargo de Vice-Presidente se designó al Ing. Ledesma, Secretario al Ing. Mario Lavaisse que era uno de los promotores del movimiento. La Comisión se completó como Vocales con: Ing. León Weisburg, Dr. Octavio  Fernández, Ing. Agr. Víctor Antognoli. Dr. Eduardo Retondo, Dr. Abdala Auadt, etc. y como colaborador actuó el Sr. Baudillo Sayago.

La Provincia dictó el Decreto-Ley N°9 el 12 de Febrero de 1958, creando la Facultad de Ing. Forestal y le asignó un presupuesto de $1.300.000.

El Ministro de Gobierno de la Intervención Federal Dr.  Horacio Germinal Rava, acompañó a la Comisión a la Universidad Nacional de Córdoba, dado que tenían  conocimiento que la Universidad Nacional de Tucumán, no estaba de acuerdo con esta iniciativa.

En la Universidad Nacional de Córdoba, ejercía en el cargo de Rector el Dr. Pedro León, que llevó la iniciativa al H. Consejo Superior, que le da el reconocimiento académico mediante la Ordenanza N°9/58, incorporándola como Instituto de Ing. Forestal. La Universidad no contaba con las partidas presupuestarias para su sostenimiento económico, por eso, es que la Provincia de Santiago del Estero, lo hizo hasta el año 1968, cuando la Universidad Nacional de Córdoba durante el Rectorado del Ing. Rogelio Nores Martínez la incorpora a su presupuesto, para lo cual firma con el Interventor Federal de la Provincia el General Uriondo el Acta de traspaso de todos los bienes a la Universidad Nacional de Córdoba.

“La casa del Maestro de Independencia 341”: La facultad inició sus actividades académicas en la sede social de la Liga del Magisterio Santiagueño que concediera gratuitamente sus instalaciones, para lo cual se la debió reparar y adaptarla a las necesidades universitarias. El magnífico  edificio estaba abandonado, por lo tanto, exigió mucho esfuerzo para crear los laboratorios y aulas. Hay que hacer notar que la Escuela Industrial facilitó en sus comienzos el uso de sus laboratorios (Física y Química), de la misma forma que la Escuela Normal Manuel Belgrano y el Colegio Nacional. La Administración Nacional de Bosques los viveros de San Carlos (situado en La Banda)  y de Fernández y la Provincia el vivero General San Martín.

“Los primeros Profesores”: El  Ing. Ledesma había obtenido por concurso la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Tucumán en el año 1956, por lo tanto, tenía una gran vinculación académica con la citada Universidad  y con la Universidad Nacional de La Plata de la cual había egresado y donde se desempeñó como docente ad-honorem de la cátedra de Climatología de la carrera de Agronomía. Esta vinculación le permitió incorporar Profesores de gran nivel académico que habían obtenido sus cátedras por concurso en las asignaturas de las ciencias básicas en las distintas Universidades. Las retribuciones que se les ofrecía no brindaban el esfuerzo que realizaban, a estos Profesores los impulsaba la satisfacción de crear algo nuevo, o sea, una patriada. De este modo, la docencia de las ciencias básicas se pudo cubrir con notables Profesores de las Universidad Nacional de Córdoba, UNT, Litoral y de Buenos Aires que viajaban regularmente a Santiago del Estero. Entre ellos, el Dr. Jorge Morello (Botánica), el Dr. Teodoro Meyer (Botánica General y Sistemática), la Prof. Ana Michelli de Fillippi (Algebra y Geometría Analítica), el Dr. Barilari (Química Orgánica y Biológica), el Dr. Arnaldo Gaballieri (Física), etc. y prestigiosos profesores de Santiago como: el Dr. Jorge W. Abalos (Zoología Foretal), el Ing. Qco. Walter Facal (Química General e Inorgánica), el Arq. Ramón Oberlander (Dibujo y Fotografía), etc.

Para las asignaturas específicamente profesionales el problema que parecía insoluble, lo pudieron solucionar con grandes científicos que se habían visto obligados a abandonar sus países de origen por las secuelas de la II Guerra Mundial. Descubrieron la presencia de uno de esos grandes maestros, el Dr. José Balen, eminente científico que se había desempeñado en las Universidades de Alemania, Austria, Francia, Croacia (su patria), a quien la ONU lo había enviado a Valdivia (Chile), para organizar una Facultad de Ciencias Forestales. Pero su salud (problemas respiratorios, que el clima del lugar no lo favorecían) y los sismos frecuentes en esa región, lo llevaron a aceptar el ofrecimiento que le hizo la Facultad de Santiago del Estero. El Dr. Balen trajo consigo a algunos de sus distinguidos discípulos, el Dr. Jorge Petrak y los Ing. Forestales Demetrio Havrylenko, Casimiro Uhrin y Lucas  Poduje. De este modo los pioneros de la iniciativa de la creación de la Facultad de Ing. Forestal pudieron alcanzar la aspiración de brindarle a la carrera una correcta orientación profesional, gracias a la presencia de estos científicos provenientes de países tradicionalmente forestales. Y es por ello, que nuestra formación forestal tiene una fuerte impronta europea.

“La actividad estudiantil de los primeros años de la Facultad”: Los ingresantes en los primeros cursos de la Facultad sabíamos de los escasos recursos económicos con los que contaba la Institución, por lo tanto, organizábamos distintos eventos, rifas, etc., para reunir fondos para poder solventar gastos de traslado para realizar prácticas y/o visitas en distintos lugares del país, para conocer la realidad forestal de esos lugares. En cambio en la actualidad los estudiantes exigen que la Institución le brinde todo. Por ello, con este breve mensaje he querido dar a conocer las raíces de la Facultad.

Una última reflexión los Profesores pioneros de los inicios de la Facultad  nos transmitieron además de su sabiduría la sana competencia, o sea, de que el más capacitado era quien debía ocupar el lugar que se encontraba vacante y no buscar amigos o políticos que le facilitasen el ingreso a los distintos cargos.

Compartir

Publicaciones Relacionadas